GTR

Gráfica +Tele + Radio

Cybernihilismo

Mientras Google y Yahoo! controlan qué información consumir, Facebook asesina la intimidad y Wikipedia se devora a la democracia, Internet ha cambiado la capacidad de pensar y razonar de sus usuarios.

Hace 30 años, el filósofo Marshall McLuhan advirtió que los medios de comunicación no son sólo canales pasivos que suministran la materia prima del razonamiento, es decir, la información, sino que forman parte del proceso mismo de pensamiento. Un error en la comunicación implica, entonces, una dificultad para razonar. Y en la era de la información fácil de Internet, la posibilidad de que alguien manipule a los usuarios.

El economista David de Ugarte, en su libro El poder de las masas, explica el concepto de “red distribuida” -aquella en que todos los nudos están conectados entre sí- para describir la manera en que la información está distribuida en Internet. Sin embargo, esa visión es desacertada, incoherente con la realidad e imposible de cumplir.

Descentralización suena a utopía. Aunque duela decirlo, remonta a las falanges de los socialistas utópicos, a las mutuales los primeros anarquistas. La ingenuidad de Ugarte está en creer que es posible crear un centro mundial de información al que cualquiera pueda tener acceso, que no vaya a ser dominado por las potencias de turno. Internet podrá ser un lugar de resistencia, pero difícilmente un lugar de lucha.

En este sentido, no resulta ilógico que a Estados Unidos le interese dominar Internet, como lo aseguró hace 5 años el entonces secretario de Defensa, Donald Rumsfeld. De hecho, los casos de cybercensura son cada vez más frecuentes y la historia de Facebook y su vinculación con la CIA ha sido bastante difundida.

Internet ya ha modificado nuestra manera de pensar y ha disminuido la capacidad de atención. Numerosos intelectuales y bloggers famosos han confesado que han perdido poder de concentración o que han dejado de leer libros. El escritor Nicholas Carr, en ¿Está google estupidizándonos?, publicado en rebelión.org, lo explica así: “mientras más enlaces podamos cliquear y más páginas veamos, más oportunidades ganan Google y otras empresas de recopilar información sobre nosotros y alimentarnos a anuncios. Lo último que desean estas empresas es fomentar la lectura pausada o el pensamiento concentrado, lento. Es interés económico suyo llevarnos a la distracción”

Los usuarios crecen año a año, pero siempre los mismos sitios dominan la escena. Los buscadores deciden qué información es prioridad y se encargan de colocar a la poco y nada confiable Wikipedia siempre primera. Si la tesis de McLuchan es cierta, asusta pensar que haya intereses detrás de la gran enciclopedia porque la información plural y segura es el único alimento que conoce la democracia para poder subsistir.

Anuncios

23 abril 2009 - Posted by | Uncategorized | , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: